El Fair Play en La Liga BBVA

El fútbol ha servido de ventana para que muchos jugadores se conviertan en famosas estrellas de este deporte y cuenten con la admiración de los fanáticos que siguen a cada momento su desarrollo y crecimiento tanto como deportistas tanto como seres humanos. En la cancha está en juego el triunfo, el honor y la victoria, es por ello que en algunas ocasiones, la competitividad puede llegar a opacar ciertos valores y comportamientos que adversan totalmente la mística del juego.

Estamos hablando del “Fairplay” o “Juego Limpio”, esta tendencia se debe tener presente en todo momento durante la dinámica en la cancha, pues cada uno de los presentes está involucrado de alguna forma en el proceso del juego, ya que hay árbitros, una logística, reporteros, hinchada y dos equipos que tienen como objetivo un mismo fin: ganar a costa de lo que sea, lo que puede convertir un simple partido en una constante mezcla de estrés y presión.

El futbolista promedio está ligado fuertemente al compromiso que representa proporcionarle un triunfo a su equipo, ya sea evitando a toda costa que el contrincante acceda a su área como defensor, o sumando la mayor cantidad de tantos posible como atacante. La Liga BBVA se ha caracterizado por ser escenario de una alta presencia de esta mística de juego, se considera sumamente necesario e importante que exista una cordialidad entre los clubes que pertenecen a esta división de la Liga Española.

Un jugador que dirige el balón con altas posibilidades de hacer gol, puede ser víctima de una falta grave, ya que el objetivo del contrario será despojarle la ventaja con la que hasta este momento cuenta, pero no en todas las ocasiones esto es interpretado como malintencionado, saber comprender cuales son las condiciones y el contexto de la jugada también forman parte de lo que es el Fairplay.

Es interesante ver cómo muchos de los integrantes de los equipos de la Liga BBVA han adoptado de forma efectiva este tipo de comportamiento, dando excelentes muestras de amabilidad y cordialidad en el campo que se traduce en un respeto aún mayor por el trabajo que desempeña en el equipo.

Es evidente que no son pocas las ocasiones en las cuales un árbitro se ve  involucrado en alguna jugada determinante para el partido y quizás un decisión errada desencadena una serie de reacciones por parte de aquellos que resultan afectados de manera negativa, el Fairplay también incluye este elemento, el saber respetar las decisiones del árbitro y manejar un lenguaje apto y adecuado con quien representa la autoridad en el campo es una muestra de esta filosofía de juego que debe ser un requisito para el desarrollo efectivo del proceso de juego.

En La Liga BBVA se ha establecido esta práctica como una norma fundamental, el Fairplay es la manera de transmitir a todos los fanáticos alrededor del mundo un mensaje sólido de que no importa que ambos equipos estén luchando en el campo por una victoria, lo importante es saber respetar al adversario en todo momento. Cada uno en el terreno de juego debe saber que algún punto del estadio o el mundo, alguien está observando su comportamiento, y su responsabilidad como jugador es ser partícipe de un juego limpio y justo donde sea cual sea el resultado, la actitud siempre debe ser la mejor para el contrario.

Pero no solo los jugadores están sujetos a esta mística deportiva del Fairplay, ya que todo lo que un jugador lleva a la cancha está ligado a su formación como deportistas, es por esto que los entrenadores de cada uno de los equipos también deben estar sujetos a esta filosofía. La presión de juego recae en gran parte en cada uno de los entrenadores y técnicos de cada equipo, estos en respuesta, pueden ser partícipe de escenarios que no favorecen ni al equipo ni a su imagen como líder de este, es por ello que también es tomada en cuenta cualquier actitud negativa por parte de los entrenadores como una falta al Fairplay.

Esto puede evidenciarse también en la forma que se dirigen hacia un jugador en particular durante una rueda de prensa, no solo en el campo. Es necesario que se mantenga un clima de cordialidad entre todos los miembros del equipo y esto representa un gran número de personas que va más allá de los jugadores.

La Liga BBVA tiene la fuerte convicción de que el Fairplay debe promoverse de forma masiva en cada uno de los encuentros, con el objetivo de que la rivalidad que exista entre los equipos sea vista de una manera positiva y netamente deportiva, donde la amabilidad esté constantemente presente en el campo y en cada una de las jugadas.

La importancia que se le ha atribuido a este comportamiento adecuado en la cancha está estrechamente ligado al mensaje que se quiere mandar al mundo, donde se pueden evidenciar conflictos de diferentes índoles y están lejos de ser resueltos. Es por este motivo que la implementación del “juego justo” en el campo evidencia que las diferencias y la rivalidad pueden ser canalizadas de una forma positiva y objetiva, donde el jugador no tiene que ser víctima de atropellos de ningún tipo, ya sean físicos, verbales o incluso técnicos.

La hinchada que asiste a cada uno de los encuentros debe ser contagiada por esta filosofía, ya que es sabido en ocasiones, la pasión de un fanático puede llegar a ser mucho más efusiva que la de los propios jugadores involucrados en el partido, si esta adrenalina no es canalizada de una forma positiva, surgen enfrentamientos entre miembros de los equipos contrarios, y a pesar de que esto es sumamente difícil de evitar, es necesario que los jugadores sean el ejemplo a seguir para cada uno de los fanáticos.

La idea principal del Fairplay en cualquier deporte y en este caso particular, el fútbol, es reforzar el planteamiento en todo momento que este es un deporte que se debe disfrutar, desde cualquiera de los ángulos que se vea, ya sea como espectador o como jugador. La Liga BBVA se desarrolla entorno a una constante muestra de compañerismo entre los equipos y jugadores, y resulta bastante interesante el hecho de que a pesar de que esta Liga cuenta únicamente con clubes españoles, estos a su vez cuentan con jugadores de distintas nacionalidades, esto aumenta la apuesta por el Fairplay.

En el ámbito publicitario es una norma, no incitar al fanático a entrar en una dinámica de rivalidad con el equipo contrario, cada uno de los participantes cuenta con un gran número de seguidores y el espíritu deportivo radica en el hecho de respetar al contrincante.

La Liga Nacional de Fútbol Profesional desde el año 2008 viene realizando las premiaciones correspondientes a cada categoría de la campaña, es importante saber que el buen desempeño con el balón es tan importante como una buena actitud deportiva. El Fairplay se hace presente en esta entrega de premios, donde le otorgan el Premio BBVA al Futbolista “Juego Limpio” Liga BBVA, siendo una excelente muestra de apoyo a esta iniciativa que debe ser un requisito para cada uno de los jugadores que entran a la cancha.

La mayoría de los jugadores son conocidos por la cantidad de goles que acumula en una temporada, o por los altos precios de sus contratos, pero en La Liga BBVA es necesario destacar esta tendencia hacia el Fairplay, donde han destacado jugadores como Juan Carlos Valeron, Marcos Senna, Alberto Rivera, Carles Puyol, Iker Casillas e Ivan Rakitic para la Primera División y Francisco Javier Farinós, Albert Jorquera, Michel, Miguel Angel Corona y Bruno Soriano pertenecientes a la Segunda División. Cada uno de ellos ha sido galardonado respectivamente con el Premio BBVA al Futbolista “Juego Limpio” en la celebración anual de los premios LFP.

Contar con una nominación a este renglón luego de culminar una temporada debe ser más importante que la cantidad de tantos que se adjudica un jugador, pues ser partícipe de un juego limpio, sin acumular tarjetas, una cantidad mínima de faltas cometidas ser un ejemplo para el resto de los jugadores puede parecer tarea fácil, pero evidentemente existen factores ligados a la presión existente en el terreno de juego que hacen de esta labor, una verdadera hazaña.

La violencia es algo que La Liga BBVA no puede tolerar en ninguna de sus manifestaciones, promover la tolerancia es quizás el principal objetivo que se tiene, es por esto que el manejo del concepto de Fairplay entre cada uno de los involucrados en el desarrollo de un encuentro es una prioridad. Conocemos cuales son los favoritos y sabemos sobre la pasión que manifiestan sus hinchadas correspondientes, siempre la competitividad estará presente, la adrenalina correrá en todo momento pero siempre debe mantenerse clara esta filosofía.

El concepto de Fair Play incluye una regla tácita que aplica únicamente a lo jugadores de las respectivas divisiones de La Liga BBVA, y es que en el mundo de las apuestas de fútbol existe la posibilidad de que algunos jugadores incurran en faltas al Fair Play para beneficiar a entes externos en sus apuestas. El Fair Play dicta que esto no debe darse jamás, en ninguna circunstancia.

Es lamentable cuando un jugador recibe una gran cantidad de tarjetas durante una temporada, ya que esto implica que su metodología está enfocada en derribar y lastimar al contrario, La Liga BBVA no apoya este tipo de comportamiento en la cancha por lo que se hace un seguimiento a aquellos jugadores con un alto índice de acumulación de tarjetas en el proceso de convocatoria.